Volverás a ese verso recurrente,
ese verso que pasea por tu mente.
Visitante inesperado y tan esperado.
Volverán esos supiros perdidos,
entre miedos y deseos, entre cielos estrellados.
Volverán a mi y volveran a ti, como promesas incumplidas.
Y también se irán, se irán tan rápido que sólo quedará un amargo sabor entre los labios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.