Sólo eres cuerpo y sudor,
Sólo eres forma y calor,
Te mueves entre los peñascos,
Sonríes sin mirar abajo.
Sabes del peligro… soy testigo,
Pero no sumiso.

Mientes y desmientes,
Te quejas, lloras y gritas,
Pero en un segundo comprendes,
Que es tu vida, tan sólo y sola,
Un facsimile de esta realidad rosa.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.