A dónde va el argumento escrito,

la palabra dicha,

el sueño perdido.

Dónde se encuentran las ilusiones vendidas,
las esperanzas muertas y las ideas olvidadas.

En qué bolsillo se buscan,
en qué mentiras se esconden,
en qué silencio se escuchan.

dembulan como fantasmas,
asustan como verdades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.