Esta creencia no es nueva ni está de moda en Cali ni en el mundo: viene desde los tiempos del Arca de Noé y tiene millones de seguidores en todos los países.«Dios es Rastafari», dice Hermes Hinojosa, un rastafari que ha vivido en el Parque de las Banderas por más de tres años. Nació en New York y tiene como misión “informar cualquier indicación, para que les dé alguna información, para que yo les entregue más formas de vivir a la gente”.

Júpiter, como también lo llaman sus compañeros rastas, es una persona paciente. Sus trenzas, que le llegan hasta la mitad de la cintura, descansan sobre una piedra sintiendo pasar los carros, la energía y la vibración de la gente. Afirma que su cultura viene de descendencia Israelí, que es milenaria y que en Colombia hay muchos de ellos, la mayoría están en Buenaventura, Bogotá y San Andrés.

El león de Judah

Aunque esta cultura es nueva para muchas personas, quienes piensan que es una moda contemporánea se equivocan porque los rastas vienen desde la época del arca de Noé. Es así como se caracteriza como una cultura milenaria con una serie de rituales y creencias válidas a los ojos de sus creyentes.

Esta cultura se inició en África, pero se consolidó en Jamaica en los comienzos de los años 30 a partir de profecías bíblicas sobre la divinidad de Haile Selassie (1892-1975), último emperador de Etiopía.

Los rastas creen que Jah, forma abreviada del nombre de Dios, en idioma Hebreo Jehová, ha tenido tres encarnaciones: Melquisedec, Jesucristo, y finalmente Haile Selassie, siendo cada uno de ellos un salvador, ya que dieron su vida por la dignidad del pueblo sometido a un imperio.

Es así como los seguidores creen que la última encarnación de Jah permanece como un mesías viviente que llevará a las gentes del mundo de ascendencia africana a una tierra prometida llena de emancipación y justicia divina llamada Zion.

Hay dos tipos de ceremonias religiosas rastafari. La primera es un Razonamiento, evento sencillo donde los rastas se reúnen, fuman cannabis y discuten cuestiones religiosas y sociales. La persona con el honor de encender la hierba da una corta oración antes de hacerlo, y la pipa es siempre pasada en el sentido contrario a las agujas del reloj; y la segunda es un Binghi o Grounation, fiesta que se caracteriza por las frecuentes danzas, canciones, festejos. El fumar ganja puede durar varios días.

Dentro de las costumbres típicas de ésta cultura se encuentra el profundo respeto hacia la naturaleza, es por eso que su alimentación gira entorno a ella y rechazan los productos intervenidos químicamente por babilonia o el mundo Occidental. Esta práctica también se puede observar en su forma de vestir, la cual va desde accesorios como collares, aretes y manillas realizados con productos de la naturaleza, hasta sus vestimentas en la cual no importa la marca sino su comodidad.

Aunque los rastas utilizan Dreadlocks, trenzas que simbolizan la rebelión en contra de Babilonia, representando la manera natural de llevar el pelo, y escuchan reggae, Andrés Felipe Campo, estudiante de Diseño Gráfico en la UAO, dice que no es sólo eso: “el Rastafari es un estilo de vida y no es una moda. Los que tienen las trenzas y se visten de los colores de la bandera de Jamaica no siempre son rastas”.

El Rastafarismo debe su nombre a Ras Tafari Makonnen, cuya coronación como el emperador Haile Selassie de Etiopía, fue vista como la culminación de la profecía de Marcus Garvey.

Cali, ciudad rasta

Las llamadas ‘tribus urbanas’ hacen parte de la cotidianidad de las ciudades como Cali, pero los rastas no son una de estas. Es una cultura que busca que se respeten sus costumbres y creencias y no se den juicios de valor solo por su apariencia. Esta ciudad ha recibido por muchos años a estos personajes pero es poco lo que se conoce de ellos.

Entre los cambios que tiene la ciudad en su estructura urbana y la creación de nuevos espacios de convergencia, es preciso preguntarse sobre ¿qué espacios frecuentan los rastafari y cómo se transforma la ciudad frente a sus creencias?. Alex Osorio o ‘Cenizo’, Rasta que vende artesanías en el puente al frente de la UAO, dice que “son pocos los espacios que existen para reunirnos, algunos son mi casa, la Universidad del Valle o un bar de música reggae ubicado en la sexta, Legend”.

Pero aunque parecen pocos los sitios de encuentro, ‘Cenizo’ es conciente que primero es la esencia y después la forma, es decir que para que hayan lugares en donde se puedan reunir y dar a conocer su cultura a la nuevas generaciones, es necesario como primer paso organizarse y mostrarse en Cali como una comunidad que exige reconocer sus derechos contemplados en la Constitución (Artículo 7: El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana) y en la Declaración de Los Derechos Humanos.

En Cali hay una marcada descendencia rasta proveniente de Buenventura, que al igual que en Jamaica, está asociada con la población más pobre. La mayoría vive en barrios populares, como en el Vallado, el Distrito de Aguablanca o el Popular.

Legal

Así se titula una canción del grupo rastafari bogotano Alerta Kamarada, ganadora en la categoría de mejor video del año en los Video Premios Mucha Música 2005 y actualmente el grupo más influyente de música reggae en Colombia. Pero la influencia de Alerta va más allá del simple sonido, está en el mensaje de sus letras como el de la legalización de la marihuana.

Aunque la Constitución Política de Colombia y la Declaración Universal de los Derechos Humanos respaldan las culturas de todo el mundo y respetan sus costumbres, es común ver todavía la prohibición por parte de las autoridades al consumo de sustancias como la marihuana en culturas que las utilizan como medicina o cualquier otro fin.

Carlos Martínez Sarasola, antropólogo de la fundación Desde América, opina que “en el mundo indígena las plantas son mecanismos para ampliar la conciencia, para curar y para acceder a otros planos que tienen que ver con obtener mensajes para la comunidad, puede ser que existan puntos en contacto con los Rastafari, puntos espirituales, de búsqueda”.

El cannabis o marihuana es la hierba sagrada del conocimiento para los rastafari. La utilizan porque además de ser sagrada, ayuda para meditar y reflexionar de una manera más profunda, no lo hacen en ningún momento por placer propio, sino espiritual.

Según el antropólogo, “esta hierba es utilizada por los rastafaris en forma de búsqueda espiritual. Por lo tanto como en los indígenas, los Estados Nacionales deben reconocer estas prácticas, al igual que los médicos indígenas se les permita practicar su medicina.”

Legend

En Cali hay un sitio que se viste todos los días de verde representando la vegetación de Etiopia; dorado, como la prosperidad y riqueza de África; rojo simbolizando la sangre de los mártires; y con el león de Judah, que representa a su Dios, Haile Selassie. Este espacio se llama “Legend” y es el único lugar de la ciudad donde los Rastafaris pueden escuchar reggae ‘nítido’.

Este es un bar donde se reúnen los rastas a bailar, pero detrás de todo está una pareja, Diego Mauricio Valencia y Alexandra Villa, de 25 años y ## respectivamente, rastafaris de corazón y alma, quienes con su esfuerzo y el de unos amigos lograron montar el bar en la sexta de solo reggae. Este sitio es reconocido en Cali porque lo han visitado cantantes rastas de la talla de Alerta Kamarada.

“Legend” lleva un año de vida y su nombre es en honor a uno de los álbumes de Bob Marley. Diego es estudiante de octavo semestre de Ingeniería Ambiental en la UAO, “my brother, he sacado adelante el bar con mucho esfuerzo pero con la satisfacción de que esta contribuyendo a la armonía, enseñando el amor al Rastafari.”

Aunque la ciudad no ha desarrollado del todo espacios variados para la cultura rasta y aún el racismo vive en medio de una ciudad que concentra la tercera parte de la población afro del País, según el Centro de Estudios de Justicia de las Américas, es cada vez más visible la aceptación de nuevos estilos de vida o culturas dentro de la monótona vida urbana. Es así como poco a poco los rastafari van exigiendo su espacio en una ciudad pluricultural.

Vocabulario Rastafari:

Babilonia: el patriarcado blanco que ha estado oprimiendo a la raza negra durante siglos. El Rastafarianismo es el desafío a Babilonia.
I and I: ‘Yo y yo’ significa que Dios está en todos los hombres. El término es a menudo usado en lugar de «tú y yo» o «nosotros» entre los Rastafarianos, implicando que ambas personas están unidas bajo el amor de Jah.
I-tal food: comida que no ha tenido contacto con los productos químicos modernos, el alcohol, café, leche, refrescos y licores son generalmente vistas como no i-tal.
Downpression: reemplaza a opression (opresión).
Irie: son los sentimientos o emociones positivos, o cualquier cosa que sea buena.
Livication: reemplaza a dedication (dedicación), para deshacerse de la connotación de muerte (debido a que dead, que se pronuncia como «ded», significa «muerto» en inglés, mientras que live significa «vivo»).
Overstanding: reemplaza a understanding (comprensión).
Zion: se refiere tanto a Etiopía como al continente africano.
Karamawi: es la más alta alabanza a Dios que refiere un Rasta.
Ini: se refiere a la paz que lleva el Rasta con la naturaleza y los seres vivientes, pues Dios (Jah) ha creado a todos y nadie debe abusar de los demás, por eso el Rastafariano respeta y ama a la naturaleza que Jah ha creado.

* Publicado en el Periódico Universitario El Giro en 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.