Preciosa, corazón de rosa

entre las mujeres la más hermosa

mis instintos desvanecen ante la fuerza de tu mirada

tus ojos negros me congelan y me desarman

de prejuicios y miedos, para poder amar

siento en tu aroma olor a naturaleza

y en tu tranquilidad una leve brisa correr

me dejo llevar y no puedo ver

que para corresponder sólo debo ser

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.